Autocuidado: Permitirse no es perderse

por | Nov 26, 2021

Esta semana hemos disfrutado de una conversación de optimistas en la que nuestros conversadores han charlado sobre un tema de especial interés para los sanitarios: el autocuidado.

Todos sabemos que la labor de los sanitarios está marcada por un objetivo claro: cuidar de sus pacientes. Estar ahí para lograr su recuperación, hacerles la enfermedad o la convalecencia más llevadera.
Médicos, enfermeras, auxiliares, fisioterapeutas… la mayor parte de su jornada está dedicada a cuidar de los demás.

Pero ¿quién cuida de quienes nos cuidan?

 

El autocuidado

En los últimos años se ha querido poner el foco en la necesidad de volcar esfuerzos en el cuidado de los sanitarios en cuyas manos ponemos nuestra salud. Dentro de las posibilidades de cuidado que existen, hoy queremos fijarnos en el autocuidado. En observar esa brújula interior que todos tenemos dentro y que, si nos detenemos a escuchar, puede darnos una información muy valiosa que nos ayuda a atender nuestras necesidades, lo que nos permitirá acercarnos a las de las personas con las que nos relacionamos.

Para hablar de autocuidado hemos recurrido a Alba Nogareda, la profesora del módulo Mirarse para poder ver. Autocuidado y gestión emocional. del campus FHO.
Alba es psicóloga y socióloga, y formadora en autoconocimiento a través de la reflexión.

Además de Alba. nos acompañó una de las alumnas de este módulo: Mª Ángeles de Pedro, enfermera de cuidados intensivos en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid.

Las emociones son mensajeras

Alba comenzó contándonos qué quiere decir eso de que las emociones son mensajeras, que apunta en el módulo: significa que nos traen información.
Una información que puede ser agradable o desagradable: pueden ser cómodas e incómodas de sentir… por eso, a veces nos cuesta hacerles caso. Pero en todo caso nos traen una información valiosísima.

Y debemos escucharlas.

Debemos tener en cuenta que esas emociones no son nosotros mismos, sino algo externo que podemos observar y respecto a lo que podemos reaccionar… en nuestra mano está mirarlas con perspectiva. Pero es importante saber que no se van a ir solas, sino que debemos enfrentarnos a ellas, escucharlas y atenderlas. También a las emociones desagradables, que en principio preferiríamos ignorar y darles la espalda. Debemos preguntarnos por qué ha venido a nosotros esa emoción y cómo nos relacionamos con los otros cuando sentimos eso. Relacionándonos con ella de tú a tú; impidiendo que nos paralice y nos deje sin margen de maniobra.

 

La difícil tarea de encontrar el equilibrio emocional en el hospital

Mª Ángeles nos contó que en ocasiones en el hospital es difícil encontrar un equilibrio en las emociones, porque las negativas (el miedo, la ira, la tristeza…) añaden demasiado peso en esa balanza, como ha ocurrido en los peores momentos de la pandemia de covid.

Si bien en algunos servicios vivir una situación así ha tenido como efecto un refuerzo del sentido de equipo y les ha unido, Mª Ángeles nos comentaba que en su unidad les ha costado remontar porque la avalancha de emociones negativas ha sido difícil de gestionar.

Desde el punto de vista de Alberto la pandemia ha hecho que muchos profesionales sanitarios hayan descuidado esa atención hacia sus propias emociones, porque la sobrecarga diaria no dejaba espacio para ellas. El autocuidado pasaba a segundo plano ante la urgencia de cuidar a los demás.

 

Recursos adaptativos

Florent pidió a Alba recursos adaptativos para poder avanzar ante situaciones difíciles como la vivida en los últimos meses. Alba nos dijo que los sanitarios deben ser conscientes de haberlo hecho lo mejor que han podido y a partir de ahí, a pesar del desgaste, pasar a una fase de apertura identificando en qué momento del duelo estamos:

¿Sigo enfadado y no me lo permito?

¿Tengo ganas de llorar, pero me cuesta abrir eso que he encapsulado porque es muy doloroso?

¿He superado esas etapas y ahora necesito avanzar?…

cada uno debe observar dónde se encuentra respecto a sus emociones y actuar en consecuencia. Salir de la polaridad del “estoy bien” o “estoy mal”: podemos estar agotados, pero tener una ilusión desbordante por salir adelante; o estar enfadados por una nueva medida con la que no estamos de acuerdo, pero tomar las riendas de la situación colaborando con los compañeros para que las cosas salgan lo mejor posible.

 

No desligar el profesional sanitario del ser humano

Alberto compartió su sentimiento de que en ocasiones se condiciona a los sanitarios a pensar que las emociones no les permitían desarrollar su trabajo, sin tener en cuenta que ese escudo emocional les impide conectar humanamente con los pacientes.

Mª Ángeles rememoraba los aplausos de los sanitarios de la UCI cuando un paciente dejaba atrás la unidad. No podían evitar emocionarse y celebrar como una victoria la satisfacción de ver a un paciente recuperado.

Florent destacaba la importancia de progresar y formarse en conocimientos técnicos, pero no dejar a un lado el aprendizaje de aquellas herramientas que nos ayudan a ser más humanos, a conectar y empatizar con el paciente. Mª Ángeles confirmó que en su entorno cada vez son más los profesionales que demandan este tipo de formaciones que les permiten hacer frente a su trabajo en el hospital de un modo más humano. Es un aspecto que no debemos descuidar.

 

Autocuidado

 

 

Hay que cuidar la salud mental y emocional

También se habló en esta conversación de la importancia que tradicionalmente otorgamos a la salud física dejando de lado la salud mental y emocional que es igual de importante y debemos prestarle la debida atención.

Mª Ángeles compartió con nosotros cómo surgió en su unidad a partir del Plan Persona (proyecto de la Consejería de Sanidad de Castilla y León cuyo objetivo es avanzar en la humanización de la atención sanitaria) la idea de la propia Mª Ángeles (tras hablarlo con su supervisora y su jefa de servicio) de habilitar una caja en la que incorporar ideas ilusionantes y que fuera un punto de encuentro de las personas que se quieren sumar a nuevos proyectos, talleres, etc.

Alba alabó ese tipo de acciones que posibilitan un contagio emocional positivo colectivo que hace partícipes a los miembros del grupo de una energía positiva individual. Y nos dejó una frase:

Compartidas, la alegría se multiplica y la tristeza se divide

 

 

 

 

 

 

 

Verónica Gil

Soy responsable de contenidos de la Fundación Hospital Optimista EXPERIENCIA Soy maestra de formación y una apasionada de las lenguas, el lenguaje y la comunicación. Mi experiencia profesional me ha llevado por sectores tan diversos como el turismo, la logística y desde hace ya unos años el marketing y la comunicación. PUEDO AYUDARTE EN... Soy tu contacto en todo lo que concierne a la comunicación en la Fundación Hospital Optimista. Aseguro la creación de contenidos de la fundación y el contacto con medios de comunicación y con nuestro público a través de las redes sociales.

¡No te vayas! Aún hay más…

Personas diente de león: el camino a la Resiliencia

Personas diente de león: el camino a la Resiliencia

¿Nunca te has preguntado cómo puede ser que algunas plantas crezcan en mitad del cemento y el asfalto? ¿No se supone que una planta necesita tierra, luz y agua para hacer la fotosíntesis y florecer? Estamos sin duda ante una de las grandes lecciones de la madre...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This

Compártelo