Los beneficios de la gratitud para quien la recibe

Los beneficios de la gratitud para quien la recibe

Expresar gratitud en el lugar de trabajo

A menudo encontramos que los lugares de trabajo no suelen ser entornos en los que se exprese habitualmente la gratitud. Más bien al contrario: con frecuencia surgen conversaciones orientadas a criticar las actitudes de los demás, quejarse y mostrar descontento.

Existen estudios que determinan que solo el 10% de las personas expresan gratitud en su entorno de trabajo.

El 35% considera que expresar este sentimiento en el trabajo podría llevar a sus compañeros a aprovecharse de ellos.

Pasamos muchas horas de nuestra vida trabajando. La práctica del agradecimiento, entre otras, puede convertirse en un factor relevante para que nuestra actividad sea más plena y placentera.

Cambiar de la cultura de la queja a la cultura de la gratitud

Es cierto que el ámbito laboral suele ser campo de cultivo de sentimientos negativos por la presión, las prisas o la falta de recursos a las que podemos vernos sometidos; lo que puede impedir que conectemos con un sentimiento de gratitud, aun cuando seamos vagamente conscientes de sus beneficios.

Los nuevos modelos organizativos deben implicar nuevas formas de retribución laboral que van más allá de la pura compensación económica. Medidas que permiten equilibrar nuestra vida personal y familiar, y especialmente que propicien el reconocimiento de nuestra labor: una de las medidas que debemos añadir a estas retribuciones psicosociológicas, es la práctica del agradecimiento.

La gratitud ofrece variados beneficios a los profesionales sanitarios que la reciben. Diversos estudios científicos demuestran que la práctica de la gratitud produce reacciones moleculares a nivel cerebral que estimulan sensaciones de bienestar y alegría:

  • Mejora la productividad
  • Produce un sentimiento de felicidad
  • Mejora la calidad del servicio que reciben los pacientes

La satisfacción de sentirse valorado

A todos nos gusta que se reconozca nuestro trabajo, sentirnos valorados por nuestras capacidades y nuestra implicación en el equipo. Un agradecimiento por parte de compañeros o superiores puede ser un factor motivador de gran importancia.

Ese tipo de actitudes da lugar a ambientes laborales más humanos y proclives a relaciones más flexibles y de confianza. Es improbable que un equipo de trabajo obtenga resultados positivos sin un ambiente de confianza y respeto entre sus integrantes.

En el extremo apuesto, la carencia de todos esos factores dará lugar a ambientes laborales tóxicos, en los que las envidias y rencillas estarán a la orden del día.

Promover una cultura del agradecimiento no depende exclusivamente de las actitudes personales. De poco sirven si en el entorno laboral predomina un “mal ambiente” y una falta de comunicación entre empresa y trabajadores.

Una organización que no incluya entre sus valores el agradecimiento colectivo y personal no es una organización psicosocialmente saludable.

Si el agradecimiento parte y es fomentado desde arriba, dará lugar a que el resto de la organización se adhiera con más facilidad a la gratitud.

 

 

 

 

 

 

Cómo dar las gracias

Cómo dar las gracias

Gracias es una palabra corta y sencilla que produce un bienestar instantáneo en quien la pronuncia y en quien la escucha. Sin embargo, no la pronunciamos ni la escuchamos tanto como nos gustaría. ¿Por qué? 

Ser agradecido va más allá de la norma social y del comportamiento “educado” que nos enseñaron cuando éramos pequeños.

Si bien es verdad que el aprendizaje que adquirimos en la infancia de la convención de dar las gracias por educación, suele durar toda la vida; la gratitud va más allá de esta convención y es un aprendizaje que podemos adquirir y fortalecer en cualquier momento. 

Aprender a ser agradecido 

La gratitud, como tantas cosas, se aprende en la acción. Entrenándonos un poquito cada día.

Dedicándole unos minutos al final de la jornada para reflexionar sobre esas cosas buenas que hemos vivido y que merecen nuestra atención. 

La app de Hospital Optimista puede ayudaros a ti y a tu equipo a crecer en la cultura de la gratitud. Pero para seguir avanzando, merece la pena pararse a reflexionar un minuto antes de enviar ese “gracias” en forma de medalla a un compañero o compañera.

Cómo debe ser ese agradecimiento para ser eficaz. 

Para llegar a “cómo” debe ser ese agradecimiento, debemos pensar en primer lugar cuál es el objetivo de dar una medalla a un compañero: 

Hacerle saber que este tipo de comportamientos son apreciados por los demás. Esto le incentivará a seguir teniendo comportamientos así en el futuro.
Y la persona que expresa el agradecimiento
podrá a su vez imitarlo al haberlo analizado mínimamente.  

Características del agradecimiento 

Por todo ello, el agradecimiento no puede ser general ni atemporal. 

Por el contrario, el agradecimiento debe ser 

  • Concreto: debe referirse a un hecho preciso que podemos individualizar en el tiempo y el espacio. No debe ser abstracto ni vago, sino preciso y determinado.  
  • Inmediato: El agradecimiento tiene más valor si se produce con inmediatez. No tiene mucho sentido esperar para dar las gracias si podemos hacerlo en cuanto se ha producido el hecho por el que estamos agradecidos. 
  • Proporcional: Debe existir una correlación entre el gesto que agradecemos y el agradecimiento en sí. No hay que exagerar, pero tampoco ser tacaño en la expresión de nuestro agradecimiento. 
  • Sincero: El agradecimiento debe nacer del corazón. No debe ser forzado ni obligado. Si nos vemos obligados a dar las gracias, ese agradecimiento no tiene ningún valor. El agradecimiento debe verse libre de toda falsedad o hipocresía. 
  • Informal: El agradecimiento no debe verse revestido de falsedad o protocolo. Debe surgir sin compromiso y expresarse de forma familiar. 

¡Ten en cuenta estos puntos y comienza a entregar medallas de agradecimiento a tus compañeros de servicio! 

Vuelven las conversaciones de optimistas. Charlamos con los Managers Positivos de 2020

Vuelven las conversaciones de optimistas. Charlamos con los Managers Positivos de 2020

Ayer por la tarde retomamos nuestras conversaciones de optimistas que vuelven con un formato renovado pero el mismo objetivo que tenían cuando surgieron hace casi dos años. Dar voz y protagonismo a los actores del cambio que se está produciendo en los hospitales. Poner la lupa en esas personas que consciente o inconscientemente trabajan por mejorar la salud psicosocial en su entorno.

Desde mayo del 2019 por el Chester de nuestra sede en Paterna, han pasado unas cuantas personas inspiradoras que han compartido con nosotros su buen hacer. Nos han dado una lección de resiliencia, nos han inspirado y enseñado realidades diversas que requieren actitudes diversas.

Desgraciadamente, la covid-19 ha cambiado nuestra realidad cotidiana y ya no es posible organizar este formato. ¡Pero como somos optimistas, nos adaptamos!

Nuevos tiempos, nuevo formato… virtual

Desde ayer y una vez al mes, en este chester virtual, además de nuestro presidente, Florent Amion, se sentará el doctor Alberto Sansón, Director Médico del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete e incorregible optimista.

Durante aproximadamente una hora charlarán en torno a un tema que anunciaremos con antelación para que el público nos haga llegar sus dudas y preguntas relativas al mismo. Seleccionaremos y comentaremos las más interesantes.

Conversación con los Mánagers Positivos de 2020

Nuestra conversación de optimistas de ayer contó con tres invitados de lujo. Los tres mánagers que mejores resultados obtuvieron en los premios de la Fundación Hospital Optimista en su última edición, la de 2020.

Florent y Alberto charlaron con Rocío del Pilar Cordero Rodríguez, supervisora de la unidad de Pediatría del Hospital de Valme que, con 35 personas a su cargo, obtuvo el premio Mánager Positiva de servicio pequeño. Ana Pardo Barba, responsable del Servicio de Limpieza del Hospital Universitario de Torrejón que tiene a su cargo a unas 90 personas y logró el premio en la categoría servicios medianos. Y con Jose Antonio Rodríguez Montalvo, responsable de la Unidad de Urgencias del Hospital Costa del Sol que, con casi 200 personas a su cargo, consiguió el premio destinado a los mánagers de grandes servicios.

 

La importancia de conectar con su equipo

Rocío, Ana y José Antonio coincidieron en señalar que la conexión personal con su equipo y el ser conscientes de formar parte de este como uno más, son las claves para llegar a todos. En palabras de Jose Antonio, la accesibilidad del mánager es fundamental para que el equipo funcione:

La gestión está en los pasillos, no en los despachos, donde paso mucho más tiempo del que desearía

Hablar con los miembros del servicio y estar al corriente de los detalles del día a día es fundamental para que las cosas funcionen.

Alberto destacaba la dificultad de gestionar personas. Organizar turnos es relativamente fácil, pero gestionar personas es algo que va más allá de la mera gestión administrativa y que requiere unas habilidades concretas y una actitud consciente. Según nos decía Ana, esa actitud está compuesta de optimismo, empatía y ejemplaridad.

Dificultades en su trabajo de mánagers

Aún con la mejor actitud surgen dificultades que suponen obstáculos para desarrollar su trabajo como mánagers. Rocío señalaba la resistencia al cambio como una de esas dificultades que deben salvar. Ella se define como una persona creativa e innovadora, pero entiende que algunas de las personas de su unidad no ven las cosas de la misma manera y puede resultar difícil hacer entender a todos los miembros del equipo las ventajas de adoptar cambios y mejoras.

Jose Antonio señalaba la falta de sentido común como obstáculo para desarrollar su trabajo. Él se declara “anti normas” pero se ve obligado a ponerlas todos los días. Es consciente de que el sentido común debe prevalecer sobre las normas, que hay que saber saltarse siempre con cabeza.

Alberto recalcaba la importancia de haber sido elegidos Managers Positivos en un año tan difícil como el 2020. Han sido unos meses de adaptación obligada al cambio y de readaptar protocolos y rutinas para adecuarse constantemente a nuevas situaciones. Alberto quiso saber qué efecto había tenido el logro del premio Hospital Optimista en sus servicios.

La alegría de ser reconocidos con un premio Hospital Optimista

Rocío nos contaba que vivieron la gala en directo la mañana del 18 de enero junto a las compañeras de la unidad de pediatría y que sus victorias, tanto la de Rocío como Mánager Positiva como la del servicio que quedó clasificado en tercera posición, fueron recibidas con mucha alegría y les hizo olvidar por un momento la tercera ola que sin embargo se recrudecía la semana siguiente. La repercusión que estos premios tuvieron en la prensa en días posteriores prolongó el orgullo que todas sentían en la unidad.

Jose Antonio reconoció que él no pudo seguir la gala porque su hospital estaba inmerso en la tercera ola (con una incidencia en aquellos días de 1200 positivos por cada 100.000 habitantes), por lo que se enteró del premio por los mensajes de whatsapp que sus compañeros le enviaron y por las felicitaciones que recibió por los pasillos del hospital. Reconoce que fue una semana muy feliz en la que dirección y compañeros de otros servicios se sumaron al reconocimiento.

Ana se emocionó al recordar su victoria como mánager del servicio de limpieza y cómo todo su equipo se sintió partícipe de este éxito. Este premio fue especialmente apreciado por tratarse de un equipo no sanitario que trabaja un poco en la sobra de los equipos sanitarios, pero que tiene un papel clave en el buen funcionamiento del hospital; y que ha cobrado especial importancia este año con las medidas excepcionales que se han tenido que adoptar en los centros sanitarios en la lucha contra la covid.

Al terminar la entrevista a Rocío, Ana y Jose Antonio; Florent y Alberto recalcaron dos cualidades que sin duda posee todo Mánager Positivo. La pasión, que les impulsa e impregna todo lo que hacen y la humildad que les mueve a empatizar y a ayudar: ese líder al servicio que se esconde tras estos mánagers.

 

 

 

La sanidad española frente a la covid-19. El año de los profesionales optimistas

La sanidad española frente a la covid-19. El año de los profesionales optimistas

La RAE define el optimismo como la propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable.

Es, en estos tiempos de inseguridad e inestabilidad, cuando más necesitamos potenciar esta actitud que nos permite seguir adelante y nos ayuda a hacerlo de la mejor de las maneras posibles, preservando nuestra salud física y psicológica.

Necesidad de noticias positivas

Pronto hará un año que empezó a aumentar la presión asistencial en nuestros hospitales a causa de un coronavirus del que teníamos poca información, y que poco a poco hemos ido conociendo mejor como consecuencia de una presencia constante de informaciones (y desinformaciones) en los medios de comunicación.

Una situación innegablemente dura para los profesionales

En este contexto, los medios, además de ocuparse de las informaciones meramente científicas, no tardaron en hacerse eco también de la situación que estaban viviendo nuestros sanitarios. Escasez de equipos de protección individual, turnos agotadores, contagios, dificultades para hacer frente a las nuevas llegadas de enfermos… y esta situación apenas ha dado tregua en once meses.

Ante este panorama, cualquier rayito de luz hace más llevadera la rutina agotadora a la que están sometidos nuestros sanitarios.

Los medios de comunicación están deseando ofrecer noticias alentadoras que nos alejen durante unos minutos del bombardeo de negatividad al que estamos sometidos.

Por eso, los premios de la Fundación Hospital Optimista han tenido una acogida particularmente calurosa en este frio invierno. Ha sido mucha la prensa local y nacional, espacios de radio y de televisión que han querido hacer de altavoz de la positividad y optimismo de nuestros profesionales.

El optimismo brilla en el Sur

Una de las victorias más celebradas por la prensa ha sido la de los servicios de Consulta de Especialidades, Quirófanos, Hospitalización y Urgencias del Hospital de la Janda, en Cádiz. Este joven hospital andaluz que fue inaugurado hace solo unos meses (abrió sus puertas en marzo de 2019) ha sabido movilizar a sus miembros para participar en la encuesta HERO Hos-Check, requisito inicial para participar en la categoría Servicios en la que se han alzado con la victoria.Hospital La Janda

Los primeros meses de actividad de este centro situado en Vejer de la Frontera han estado condicionados por la llegada de la pandemia a nuestro país. Según nos explicaba Cristina López, directora del centro, desde las primeras semanas de funcionamiento del hospital, el logro de un clima laboral favorable ha sido la principal prioridad de la gerencia, ya que son conscientes de la influencia de este en el bienestar de los pacientes.

Medios como el Diario de Cádiz o Europapress, entre muchos otros, han ofrecido a sus lectores rendida cuenta de la victoria de este jovencísimo hospital.

Francisco José Serrano

Sin salir de Andalucía, encontramos otros de nuestros protagonistas a los que la prensa ha querido dar a conocer. Es el caso de Francisco José Serrano que obtuvo el segundo premio en la categoría Capitán Optimista-Dr. Antonio Cepillo. Este enfermero del Hospital de Jaén ha sabido conquistar con su simpatía y buen humor y se ha hecho un hueco en las noticias del Diario de Jaén, el diario de enfermería Dicen, Europapress, Onda Cero  o Canal Sur, tanto en su versión radiofónica como en la televisiva, con la simpática entrevista que ilustra este artículo. Una prueba irrefutable del optimismo que caracteriza a este enfermero jienense.

 

La noticia del tercer premio recibido por el servicio UCI y Urgencias, UCCU, del Hospital Comarcal de la Axarquía, en la categoría grandes servicios fue recogida por el diario Málaga Hoy.

La Axarquía

Costa del SolTambién andaluces son Rocío del Pilar Cordero, mánager del servicio de Pediatría del Hospital de Valme, en Sevilla que ha logrado el premio a Manager Positivo y el tercer lugar para su servicio según recogía el Diario de Sevilla y la revista Dicen; y Jose Antonio Rodríguez, responsable del equipo de Urgencias del Hospital Costa del Sol de Marbella que también ha hecho doblete al lograr el premio al mejor Manager Positivo de gran servicio y el segundo premio en la categoría Servicios para su equipo. Como recogían Europapress, La Opinión de Málaga o EuroWeekly News, entre otros.

 

Los Guachis de Albacete, finalistas en la categoría Historia más Optimista

Los GuachisEl Día digital, La Tribuna de Albacete o la cadena COPE no podían dejar de informar sobre el tercer premio en la categoría La Historia más optimista logrado por  el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y sus populares Guachis tan ligados a esta ciudad manchega.

 

 

La importancia de los equipos no asistenciales

Las revistas Con Salud y Noticias para municipios quisieron recalcar la importancia que los equipos no Hospital de Torrejónasistenciales tienen también dentro de los hospitales. La protagonista de estas noticias fue Ana Pardo que se alzó con el premio Manager Positivo de servicios medianos. Ana es responsable del servicio de Limpieza del Hospital de Torrejón. Su energía y positividad son una prueba del compromiso del hospital madrileño con la Humanización de la Asistencia Sanitaria en todas sus vertientes y por ofrecer una atención de calidad, personalizada y cercana al paciente. Los equipos de Limpieza, como el que lidera Ana, fueron esenciales para que los centros funcionaran con la rapidez y eficiencia que la situación requería.

 

Sanitarios optimistas en la era covid

La triple victoria del servicio de prevención mancomunado de los hospitales Rey Juan Carlos, Infanta Elena y General Villalba (que lograron el primer premio en la categoría Historia Más Optimista y como Servicio pequeño. Además del tercer puesto como Manager Positiva para su responsable, la doctora Ámbar Deschamps), no pasó desapercibido para la revista Con Salud, Acta Sanitaria o la revista Redacción Médica, que en su artículo Sanitarios optimistas en la era Covid: “Causa más alivio que un analgésico” recalcaban la importancia de una actitud optimista frente a las dificultades que nos está tocando vivir.

Redacción médica

Este artículo también resaltaba las palabras de Daniel Castillo, supervisor de hospitalización médica, quirúrgica y psiquiatría en el Hospital Universitario de Torrevieja y ganador del premio Capitán Optimista 2020 que recordaba que la libertad y valentía para tomar la iniciativa y realizar cambios en estos momentos tan concretos es lo que marca la diferencia y le hacen sentirse orgulloso a un equipo como el suyo. Siempre con un objetivo en mente: disminuir el estrés que se desarrolla durante la hospitalización.

Todas estas noticias que nos han ofrecido los medios de comunicación en las tres semanas que han pasado desde la gala de entrega de premios Hospital Optimista, nos dejan un regusto dulce. Con profesionales como ellos, sabemos que estamos en buenas manos. Su actitud positiva frente a las situaciones que deban encarar son la base para construir organizaciones sanitarias que cuidan de la salud física y mental de sus profesionales.

Cuento de Salud laboral. Construyendo una historia optimista en un equipo ganador

Cuento de Salud laboral. Construyendo una historia optimista en un equipo ganador

Durante la primera quincena de diciembre asistimos a las votaciones para elegir la Historia más optimista de la VI edición de los premios de la Fundación Hospital Optimista. Una historia que debía tener como trasfondo la covid 19 que durante el pasado año ha condicionado el día a día dentro y fuera de los hospitales.

Participaban 13 historias recibidas desde distintos centros hospitalarios de toda España.

Nos llegaron relatos de parejas ingresadas juntas para poder luchar contra la enfermedad cogidas de la mano, vivencias de superación de sanitarios ovacionados por sus compañeros a la salida de la UCI, de hospitales reconvertidos de la noche a la mañana para acoger a pacientes de covid…

De entre todas ellas, la ganadora es Cuento de salud laboral, una historia de compañerismo y cooperación que nos llegaba desde el servicio de prevención mancomunado de los Hospitales Universitarios Rey Juan Carlos, Infanta Elena y General Villalba.

Ayer hablamos con sus creadoras: las enfermeras Yohana Salgado Balbas y Jennifer Sanchez Paniagua Castillo y la doctora Ámbar Deschamps Perdomo, que forman parte de este equipo de prevención que da servicio a los tres hospitales madrileños.

Los servicios de prevención: Cuidadores de quienes cuidan

Como parte de ese servicio de prevención, Ámbar, Yohana y Jennifer son muy conscientes de la relevancia de su trabajo. Su principal tarea, en palabras de Jennifer, es que “el trabajador del hospital regrese a su casa en las mismas condiciones en las que salió de ella”. Las herramientas para conseguirlo son: el humor para lidiar en los momentos de más estrés, el amor, la empatía y la resiliencia; factor clave en estos momentos, tras tantos meses en los que la situación en los hospitales no termina de volver a la normalidad a la que estábamos habituados.

Jennifer y Yohana

Ámbar destaca lo positivo que ha sido para su servicio de prevención el haberse presentado a los premios. No ya por haber ganado, sino porque les ha permitido hacer una introspección que les ha hecho ser conscientes de que llevaban mucho tiempo haciendo muchas cosas bien, pero al mismo tiempo les ha permitido revisar ciertas cosas que son mejorables.  Siendo conscientes y poniendo en la balanza debilidades, amenazas, fortalezas, y oportunidades que, tras un análisis, ayudan al equipo a seguir mejorando.

Yohana recalca las ventajas de evaluar psicosocialmente los servicios sanitarios y sus profesionales; y considera que hacerlo hoy, en el contexto de la pandemia, es imprescindible, ya que forma parte de la salud global de las personas y en estos tiempos debemos cuidarla más que nunca.

El proceso de recreación de la Historia más optimista

La creación de un video para participar en un concurso no está específicamente entre las funciones de un equipo de sanitarios, sin embargo, este tipo de actividades puede ayudar a fomentar la cohesión del servicio. Yohana nos explica que su intención era relatar una historia sencilla, desdramatizada y que reflejara la alegría y el buen humor con el que habían conseguido mantenerse frente a una situación tan adversa. A partir del guion que ella misma escribió, fueron recopilando recuerdos, fotos y videos que ensamblaron con ayuda del equipo de comunicación.

La gratitud como motor de evolución del equipo

Si hay algo que caracteriza a su servicio, la gratitud es, en palabras de Ámbar, lo que más les distingue.

Desde hace meses su servicio viene utilizando la app de gratitud que ofrece la fundación Hospital Optimista a los centros sanitarios. Ámbar nos contó que esta app les ayuda a ser conscientes de muchos gestos que a menudo nos pasan desapercibidos o damos por hecho. La app les ayuda a plasmar esos pequeños agradecimientos añadiendo, a veces, un toque de humor. También les ayuda a poner por escrito agradecimientos más sentidos que en ocasiones han logrado emocionarles. Servicio de prevención mancomunado de los Hospitales Universitarios Rey Juan Carlos, Infanta Elena y General Villalba

Según nos contaban, al igual que es necesario entrenar cualquier habilidad que deseamos que se vuelva parte de nuestra rutina diaria, el caso de la gratitud no es una excepción. Debemos entrenar el músculo de la gratitud para que se vuelva parte de nuestro hacer diario. Pero no basta con decir “gracias”. Cuando somos conscientes de la virtud* que estamos apreciando en ese compañero o compañera, el agradecimiento se reviste de sentido.

Evidencias científicas sobre la relación entre felicidad y salud

Terminamos nuestra conversación citando un artículo que la doctora Ámbar Deschamps acaba de publicar, en el que profundiza en las evidencias científicas que justifican la correlación entre felicidad y salud. Nos contó que la felicidad es un estado mental sobre el que podemos trabajar para lograr un cerebro coherente, sano, flexible y consciente. No debemos confundir bienestar con felicidad, ya que esta última tiene más que ver con una capacidad de adaptación.

Su estudio pone el foco en el efecto beneficioso de la felicidad sobre un mejor estado de salud.  Sus beneficios van desde una disminución de los niveles de colesterol malo o de los eventos cardiovasculares hasta una menor probabilidad de enfermarse, ya que refuerza el sistema inmunológico incrementando la producción de anticuerpos y modulando la respuesta inmunitaria.

Lo que aprendimos durante la pandemia

Como conclusión nos dejaron su punto de vista con relación a la situación que estamos viviendo. Lo que ha cambiado en la forma de trabajar en los hospitales, y que ellas creen que permanecerá, es la forma de trabajar en equipo. La lucha contra la covid-19 ha reforzado esa cohesión dentro de los servicios e inter-servicios y es una enseñanza que, desde su punto de vista, los centros hospitalarios van a incorporar.

 

*De acuerdo con Martin Seligman, pionero de la psicología positiva, existen seis virtudes universales de los seres humanos: sabiduría y conocimiento, coraje, humanidad, justicia, templanza y trascendencia. Cada medalla que se envía a través de la app de agradecimiento se justifica en una de estas seis virtudes humanas.

Daniel Castillo Díaz, nuestro Capitán Optimista 2020

Daniel Castillo Díaz, nuestro Capitán Optimista 2020

De entre todos los galardones que entrega nuestra fundación, el de Capitán Optimista es especial por tratarse de un reconocimiento que valora el liderazgo informal de los profesionales y su capacidad para hacer que, trabajando con ellos, las cosas parezcan más fáciles… Se trata de aquellos profesionales de la sanidad que ponen sus fortalezas al servicio de los demás.

capitán optimistaHace ya casi cuatro años, en la edición de 2017 un joven doctor albaceteño, Antonio Cepillo, fue proclamado por votación popular Capitán Optimista en la III Gala de premios Hospital Optimista. Él marcó con su carisma y forma de hacer lo que hoy entendemos como un capitán o capitana optimista de la sanidad. Cuando en 2019 nos dejó para siempre, víctima del cáncer contra el que llevaba años luchando, no tuvimos la menor duda: esta distinción debía llevar su nombre.

Durante el pasado mes de diciembre, y a través de la red social Facebook, tuvieron lugar las votaciones populares destinadas a elegir al ganador de esta categoría, el premio especial “Capitán Optimista-Dr. Antonio Cepillo”.

En esta edición de 2020 han sido diez los candidatos y candidatas a Capitán Optimista que se han presentado a la elección: entre todos ellos, Daniel Castillo Díaz arrasó obteniendo 855 votos. Muy por delante de su inmediato competidor, el jienense Francisco José Serrano Martínez.

Daniel Castillo Díaz, Capitán Optimista 2020 por aclamación popular

Se trata, como hemos comentado, de un título honorífico elegido por votación popular: Son los propios compañeros, amigos, pacientes, quienes votan por el profesional que ellos consideran su Capitán Optimista. En la VI edición de los premios de la Fundación Hospital Optimista (cuya gala anual se celebró el 18 de enero en formato online), el elegido como Capitán Optimista ha sido Daniel Castillo Díaz, supervisor de hospitalización médica, quirúrgica y psiquiatría en el Hospital Universitario de Torrevieja.Daniel Castillo

Fue Pepa Soriano, directora de enfermería de este centro, quien presentó la candidatura de Daniel, convencida que su popularidad en el hospital y su perfil humanista dentro y fuera del ámbito laboral, harían el resto.

Una vocación humanista

Aunque natural de Pinos Puente, Granada; tras una experiencia de unos años trabajando en Italia, Daniel ha desarrollado su carrera profesional en el Hospital Universitario de Torrevieja, en el que comenzó en la unidad de medicina interna para pasar posteriormente a psiquiatría cuando abrió esta unidad y desde hace unos siete años trabaja como supervisor de hospitalización.

Él siempre supo que su vocación profesional estaba ligada a las personas: a su cuidado y asistencia. La enfermería reunía todas las características relacionadas con la aplicación de la medicina en su versión más humanista.

El valor del equipo

Daniel destaca por su humildad y, aunque se siente abrumado por el reconocimiento de haber sido elegido Capitán Optimista, no deja de recordar que el equipo es todo. En sus propias palabras el equipo es “el motor y el corazón del hospital”.

Según dice el propio Daniel, puesto que el fin último de la enfermería, y de las demás profesiones ligadas a la sanidad, es cuidar al paciente, también debemos cuidar al que cuida. Esto se traduce, en el caso de los mánagers o mandos intermedios del hospital, en una permanente disponibilidad y escucha de las necesidades de su equipo.

Una actitud ejemplar durante la pandemia

Durante las semanas más difíciles de la pandemia, Daniel no bajó los brazos. Al contrario, se volcó con sus pacientes intentando hacerles la vida más fácil: organizó visitas “sorpresa” de animales de compañía a sus dueños en el hospital, veló por que ningún paciente se quedara sin su videollamada diaria en los casos en los que el contacto físico no era posible, organizó conciertos musicales en los pasillos de las plantas, felicitó con sorpresa incluida y en persona a todos los pacientes que cumplían años y los que celebraban su aniversario de bodas durante el ingreso, incluso estuvo allí en las duras despedidas ante los fallecimientos.

                                      

Pero su esfuerzo diario no terminada al finalizar su turno de trabajo. Al volver a casa y subido a la terraza de su comunidad, se disfrazaba cada día de un personaje de dibujos animados y realizaba un espectáculo para todos los niños de la urbanización que esperaban ilusionados ese momento de diversión que les alegraba en los largos días del confinamiento.

Compartir buenas prácticas

Daniel siente que desde la dirección del hospital recibe todo el apoyo necesario para trabajar en este sentido. Todas las innovaciones que propone son bienvenidas.

El equipo de Daniel, a través de la supervisora de docencia del Hospital de Torrevieja, se encarga de publicar, compartir y dar a conocer en congresos y encuentros de humanización las buenas prácticas y avances que se hacen en el hospital en este ámbito.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies