Resiliencia

Resiliencia: la mezcla de resistencia y flexibilidad que ayuda a los sanitarios

por | Oct 29, 2021

Esta semana en la Conversación de Optimistas Florent y Alberto han hablado de resiliencia con Jose Juan Agudo, formador del módulo “Resiliencia, el secreto de las personas Diente de León” que os ofrecemos en el campus de la FHO.

Florent abrió la conversación comparando la resiliencia de la que hacen gala los sanitarios cada día, con la que deben demostrar los alpinistas y montañeros (actividades a las que Jose Juan es un apasionado) que se enfrentan a grandes desafíos bajo condiciones extremas… Aunque las circunstancias son muy diferentes, esa capacidad de crecer y evolucionar en medio de dificultades es la misma.

En ambos casos la resiliencia nos ayuda no solo a no hundirnos ante las dificultades, sino a salir reforzado de estas experiencias, especialmente en momentos de grandes desafíos.

Un camino hacia la resiliencia

Florent revisó con Jose Juan los siete peldaños que, según su propuesta y mediante la práctica, nos ayudan a cultivar la resiliencia. Alberto dio su punto de vista sobre cómo se refleja cada uno de ellos en el día a día en los hospitales.

Summun Bonum

Haz siempre lo mejor que puedas.

Debemos aprender a distinguir entre las cosas que están en nuestra mano y las que no lo están (por muy preocupantes que estas sean). Trataremos de mejorar aquello que está a nuestro alcance y dejaremos de darle vueltas y vueltas a los temas sobre los que no podemos hacer nada, ya que terminan por quitarnos poder y autoestima, y nos dejan un sentimiento de frustración muy pesado.

Alberto nos contó que cuando nos preguntan cómo nos hemos enfrentado a una situación y respondemos

Lo he hecho lo mejor que he podido

, esta frase resume para él esta actitud: hacerlo lo mejor que podemos dentro de nuestra área de influencia. Entre los compañeros sanitarios hay un sentimiento de que durante la pandemia se ha actuado así, centrándose cada uno en dar la mejor versión de sí mismo ocupándose incansablemente de hacerlo lo mejor posible sin preocuparse de más.

Premeditatio malorum

Ponte cara a cara con tus peores miedos, entrenando así la valentía.

Poniendo por escrito aquellos miedos que nos habitan, nuestro cerebro se centra en la esencia de aquello que nos provoca ese bloqueo. Esto se logra definiendo el miedo, proponiendo cómo podemos prevenir ese miedo y buscando soluciones que nos ayuden a reparar… imaginando cómo podemos actuar en caso de que esas circunstancias que nos provocan miedo sucedan.

Este análisis nos quita el peso de encima que supone tener un miedo indefinido constante que nos atenaza en la vida.

Según Alberto esto se reflejó claramente en los primeros días de la pandemia cuando el mayor miedo entre los sanitarios fue la incertidumbre que se logró superar mediante los planes de contingencia que se diseñaron y pusieron en marcha en los hospitales. Estos planes a nivel organizativo sirvieron para hacer que la gente sintiera el apoyo que les daba una seguridad sobre las posibles respuestas frente a diferentes situaciones.

Conversación de optimistas Resiliencia

Amor fati

Haz todo lo que puedas, pero acepta lo que venga.

Debemos aceptar que las cosas no van a ser siempre como nosotros quisiéramos. No debemos obsesionarnos con algo que ya no es posible.

Como dice Alberto:

Hay que saber renunciar a nuestro plan original

adaptándonos a las circunstancias que surgen en la vida, aunque no sean las que hubiéramos deseado.

Durante la pandemia fue muy difícil asumir las tasas de mortalidad tan altas. Esto fue duro de aceptar por los sanitarios y les pasó factura debido a su alto nivel de autoexigencia.

Según nos comentaba Jose Juan, la flexibilidad mental que distingue a las personas resilientes no significa que esta sea una situación placentera. No quiere decir que la persona resiliente no sufra durante el proceso, sino que es capaz de salir adelante reforzada a pesar de él.

Ostaculum via

Nadie escapa a tener que enfrentar dificultades, lo que nos diferencia es la herramienta que utilizamos para afrontarlas.

Debemos reconciliarnos con el hecho de que la vida está llena de obstáculos y a menudo nos veremos obligados a adaptarnos a las circunstancias. Debemos afrontarlo como algo que pone a prueba nuestra creatividad y la capacidad de encontrar soluciones nuevas a problemas nuevos. De este modo nuestro cerebro encuentra nuevas conexiones que nos ayudan a crecer.

Alberto ve la crisis sanitaria como una posibilidad de aportar soluciones creativas a problemas hasta entonces desconocidos. La necesidad de salir adelante en circunstancias excepcionales estimuló esa creatividad.

Ego vacum

La resiliencia es una habilidad adaptativa. La actitud de aprendiz nos pone en una posición de humildad y nos abre a incorporar conocimientos dejando de lado el ego que puede llevarnos a pensar que ya no tenemos nada que aprender.

Alberto lo ve así:

La mente más sana es la mente curiosa

No debemos perder la ilusión por seguir aprendiendo. Esta necesidad de renovarse y seguir aprendiendo es especialmente característica de las profesiones sanitarias.

Sympatheia

Somos las relaciones que frecuentamos. Es en el contacto con los otros donde descubrimos muchos de nuestros talentos y habilidades. Por eso debemos hacerles saber a las personas que tenemos cerca que nos importan, preocuparnos por ellos, mostrarles nuestra voluntad de ayudar y sobre todo ser agradecidos y generosos.

Alberto nos recordó la importancia de los abrazos que duran un poquito más de lo normal y nos llenan de energía.

Memento Mori

Todo momento es un puente a otro momento. Todo tiene un final (tanto lo bueno como lo malo) y debemos vivir y seguir adelante sin olvidar nuestro propósito.

Esta frase latina que, como nos recordó Jose Juan, es uno de los conceptos fundamentales del estoicismo, nos ayuda a recordar la fugacidad de la vida para centrarnos en el aquí y ahora.
A Alberto esto le recordó a un texto de la autora estadounidense L. R. Knost con el que cerró esta conversación de optimistas:

La vida es maravillosa.
Y de repente, es horrible.
Entonces, vuelve a ser maravillosa de nuevo.
Entremedio de lo maravilloso y lo horrible es ordinaria, rutinaria y mundana.
Respira, mientras es maravillosa.
Aguanta, cuando sea horrible.
Relájate y suspira mientras dure lo ordinario.
Vivir es desgarrador, liberador, maravilloso, horrible y ordinario.
Y es asombrosamente bonito.

Verónica Gil

Soy responsable de contenidos de la Fundación Hospital Optimista EXPERIENCIA Soy maestra de formación y una apasionada de las lenguas, el lenguaje y la comunicación. Mi experiencia profesional me ha llevado por sectores tan diversos como el turismo, la logística y desde hace ya unos años el marketing y la comunicación. PUEDO AYUDARTE EN... Soy tu contacto en todo lo que concierne a la comunicación en la Fundación Hospital Optimista. Aseguro la creación de contenidos de la fundación y el contacto con medios de comunicación y con nuestro público a través de las redes sociales.

¡No te vayas! Aún hay más…

¿Divertirse en el trabajo?

¿Divertirse en el trabajo?

Existe un dogma muy extendido que proclama que el trabajo debe ser algo serio, solemne, duro e incluso desagradable. ¿Reírse en el trabajo? ¡Pero usted qué se ha creído! Eso deberá hacerlo en sus ratos libres, mi querido e ingenuo amigo. Aquí hay que demostrar que...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This

Compártelo