La V Edición de los Premios Fundación Hospital Optimistas se acerca, y con ella la ilusión de compartir una experiencia única. Una gala llena de emociones en las que se reconoce y se pone en valor el ejercicio que, cada día, realizan los profesionales sanitarios de nuestro país. Personas que saben que existen maneras distintas de trabajar, que apuestan por humanizar los hospitales y su entorno para que pacientes, familiares y los propios trabajadores respiren optimismo. Que creen y luchan por transformar estos espacios en organizaciones sanitarias saludables.

En los Premios Hospital Optimista existen diversas categorías, ¡porque no queremos que ningún optimista se quede sin el reconocimiento que se merece! Poco a poco estamos conociendo cada una de ellas, para que puedas inscribirte en todas aquellas en las que te sientas identificado o reconozcas en alguien de tu alrededor. ¡Tienes hasta el 31 de mayo!

Hoy hablaremos de una candidatura muy especial, la Historia más Optimista, que premia a ese equipo invencible – paciente, cuidador del paciente y profesional sanitario- que se ha ido creando para superar la adversidad de la enfermedad.

¿En qué consiste la categoría Historia más Optimista?

La estancia en los hospitales no siempre es fácil. La espera, las dudas y el miedo son más llevaderas si te sientes cuidado, apoyado. Para hacer frente a los procesos de curación no es solo importante el tratamiento médico, también las conexiones que se crean entre pacientes, sanitarios y cuidadores.

El premio Historia más Optimista quiere ser la voz de estos lazos irrompibles. De los pacientes con ganas de superar cualquier adversidad. De los profesionales con ganas y vocación que cuidan de forma especial a los enfermos. De esos familiares, amigos, mascotas que son un apoyo y confidente durante los procesos de recuperación. De las historias que hablan de esperanza, de optimismo.

La Historia más Optimista 2018

Melchora tuvo que ser ingresada de urgencia en el hospital y vivió la experiencia con mucha ansiedad. Melchora sabía que se iba y que dejaba solo a su amigo fiel, Chiqui: un perrito que le había acompañado durante sus últimos años de vida. Ella solo quería despedirse. El equipo de Ambulancias de Lorca, a través del Proyecto AMAR, hizo posible que Chiqui y Melchora volviesen a reencontrarse por última vez.

Una historia de amor y voluntad y, por ello, la Historia más Optimista de los Premios Fundación Hospital Optimista 2018. Una historia que fue posible gracias a la generosidad de Ángel Navarro, empleado de Ambulancias de Lorca, a quien su pasión por su trabajo, cariño hacia las personas que cuidaba y amor hacia los animales le hicieron emprender un camino de cambio en la atención ambulatoria que ha culminado con la creación del proyecto de Ayuda a Mascotas en Riesgo.

¿Cómo puedo inscribirme en la categoría Historia más Optimista? 

Seguro que tú también conoces alguna historia de esas que nos hace creer en el poder de las personas. Suceden cada día en muchos de los hospitales de nuestro país. Ayúdanos a compartir con todo el mundo esa historia inspiradora que conoces o de la que eres protagonista. ¡Conviértete en un embajador de la humanización y optimismo! Preséntate a los Premios Fundación Hospital Optimista 2018, ¡no lo dudes más!. Te estamos esperando a ti y a esa historia que, seguro, no conmueve.

Puedes consultar aquí las bases para participar en esta candidatura, pero os adelantamos que solo tenéis que inscribiros aquí y más adelante os pediremos el vídeo en el que cuentes tu historia, La Historia más Optimista 2019. Será una votación popular, en la que todo el mundo tendrá derecho a votar, la que elija tu historia.

¡Inscríbete!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: