Las organizaciones sanitarias son organizaciones tremendamente complejas.

Han de ofrecer una atención de calidad 24 horas al día, 365 días al año. En este baile incesante, se coordinan hasta 200 tipos de profesionales sociosanitarios con un solo pensamiento: curarnos o por lo menos, cuidar de nosotros.

Da igual que lo nuestro sea un accidente de tráfico, un catarro que no se cura, un enfermedad desconocida o incluso imaginaria, los profesionales sanitarios nos ofrecen lo mejor que tienen a cualquier momento del día o de la noche.

Y a esta misión altamente compleja que consiste en atender seres humanos en un momento difícil de sus vidas se suman, entre otros factores la presión asistencial que no para de aumentar, la falta de recursos (¿hay un limite para mejorar la experiencia del paciente?) y la invasión de la tecnología (apareada con la deshumanización).

¿Resultado?… el eslabón más débil se resiente…

Y no estoy hablando de los aparatos o de los edificios, estoy hablando de las personas que trabajan en una organización sanitaria: el factor humano.

Independientemente del país donde miremos, las cosas están más o menos igual. Se puede considerar que entre un 25 y un 50% de los profesionales sanitarios no disfrutan de una buena salud mental. De la apatía hasta el suicidio pasando por el burnout no existe ningún sistema de salud nacional que sea capaz de garantizar que nuestros cuidadores ejercen sus funciones en plena disposición de sus recursos.

El coste vinculado es inmenso. Tanto económico como humano:

  • ausencias (que implican un aumento de las listas de espera),
  • errores de diagnóstico (que implican costes de estancia, de tratamiento),
  • medicina defensiva (demasiadas pruebas para evitar denuncias),
  • ausencia de sinergias (silos corporativos entre departamentos),
  • etc…

Y por supuesto una experiencia paciente (ojo. No confundir satisfacción con experiencia) que padece de esta situación.

Desde la Fundación Hospital Optimista, nos hemos propuesto contribuir a la mejora de la salud de las organizaciones sanitarias.

Hemos optado por hacerlo ofreciendo:

  • Unos conceptos simplificados (¡que no simples!) que puedan entender todos los profesionales sociosanitarios. Por eso hablamos de un Hospital Optimista para referirnos a las organizaciones sanitarias que tengan una buena salud organizacional.

 

  • Unos Premios Hospital Optimista que ponen en valor los mejores equipos, centros, proyectos, mánagers, colaboradores del país desde el año 2015 con nuestros amigos del grupo de investigación WANT de la Universitat de Jaume I de Castellón. En estos Premios hemos visto, sentido de cerca el espíritu de nuestro Hospital Optimista. Falta trabajar para conseguir que un centro hospitalario sea consciente de sus virtudes y transformarse en un auténtico Hospital Optimista.

 

  • Un libro de divulgación escrito con nuestro amigo José Fonseca Pires que ofrece una visión multidisciplinar. A través este ensayo (Soñando con un Hospital Optimista) ofrecemos enfoques provenientes de la psicología organizacional positiva, la dirección de organizaciones, el liderazgo, la neurociencia, el coaching, la humanización de los cuidados, la gestión por competencias, la prevención de riesgos laborales.

 

  • A través de este blog cuyo objetivo es, entre cosas, ir respondiendo a vuestras dudas, haceros sonreír y ¿por qué no soñar? Inspiraros…

 

  • Ofreciendo herramientas prácticas para cambiar la cultura organizacional de vuestros servicios. A partir del 19 de noviembre de 2019 la Fundación Hospital Optimista con la colaboración de Feedbalia ofrecerá una App para transformar la cultura de la queja en una cultura de la gratitud.

 

Y para cerrar el post de hoy vamos a responder, por fin, a la pregunta que muchos nos hacéis….

 

¿Qué es un Hospital Optimista?

Un Hospital Optimista es una organización sanitaria saludable.

Una organización sanitaria saludable es aquella que es capaz de cumplir con su razón de ser y de procurar sostenibilidad a medio y largo plazo siendo respetuosa con su entorno.

Para ello tiene que alcanzar tres objetivos de forma simultánea:

  • Promoción de la salud
  • Experiencia del paciente
  • Costes controlados

Florent Amion

Presidente de la Fundación Hospital Optimista

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: