El equipo soñado de un Hospital Optimista está compuesto por tres tipos de superhéroes, y uno de ellos es el Gerente Nariz Verde.

El Gerente Nariz Verde es la persona que asume la responsabilidad de la organización sanitaria.

No solamente debe comportarse como un Mánager Positivo, sino que también debe tener, como lo debes haber adivinado, el alma de un Capitán Optimista.

Todos comparten virtudes y fortalezas con el Capitán Optimista. En nuestro libro Soñando con un Hospital Optimista y en nuestro blog podrás encontrar el conjunto de comportamientos, actitudes y valores que dirigen al Capitán Optimista hacia un modo más humano de hacer las cosas:

Estos comportamientos y valores forman el ADN del Capitán Optimista y están presentes en el Mánager Positivo y en el Gerente Nariz Verde.

Además, el Gerente Nariz Verde debe liderar la organización a lo largo del camino de la transformación hacia una cultura corporativa positiva.

El Gerente Nariz Verde debe ser el guardián de la eficacia del sistema, de la capacitación de los profesionales y de la unidad corporativa.

Para ello tiene que usar con transparencia y eficacia todas las herramientas organizacionales.

Es muy importante que de forma periódica y transparente el Gerente Nariz Verde o el Mánager Positivo informe de forma sencilla y escueta acerca de los resultados obtenidos al conjunto de la organización o a su equipo.

El Gerente Nariz Verde debe preparar a otros líderes para no convertirse en imprescindible.

Políticas que alinean y generan confianza

Para construir un Hospital Optimista, el Gerente Nariz Verde, fomenta unas políticas de igualdad de oportunidades para todos, independientemente de sus capacidades, de su género y de su edad.

Un plan de incentivos justo y motivador para todos:

  • Una política de conciliación de la vida familiar y profesional.
  • El fomento del aprendizaje a través de un plan de formación continuado y/o del aprendizaje a distancia a través de formaciones en línea.
  • Una política de promoción del bienestar físico a través del deporte y de la buena alimentación.
  • Una comunicación horizontal y vertical continua y eficaz. Conseguir acertar en la calidad del contenido, el tono y la frecuencia es el gran reto.

Acuérdate,

el emisor siempre es el responsable.

 

 

  • La creación de un clima de seguridad psicológica.

Esto implica generar espacios donde uno sabe que puede “abrirse” porque existen la confidencialidad y el respeto.

Esto implica también ofrecer un marco de trabajo donde el error no se encubre, sino que se gestiona: no para culpabilizar, sino para aprender…

Los responsables de departamento deben crear y sostener este clima. Para ello, pueden contar también con la ayuda externa de personal especializado (psicólogos, entrenadores…).

 

Seguro que has podido reconocer muchas de estas características en ti y en algunos de tus compañeros. También puede que hayas encontrado áreas de mejora que te permitan seguir creciendo como profesional.

Si te ha gustado conocer al Gerente Nariz Verde, no te pierdas al  Capitán Optimista y al Mánager Positivo.

Florent Amion
Presidente de la Fundación Hospital Optimista

José Fonseca Pires
Profesor en AESE Business School

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: