Dr. Carlos Tornero: “Ahora tenemos que reforzar el sistema de salud, todos somos responsables.”

Dr. Carlos Tornero: “Ahora tenemos que reforzar el sistema de salud, todos somos responsables.”

¿Cómo han vivido los profesionales sanitarios esta crisis provocada por la enfermedad COVID- 19?.  Este es el objetivo de estas conversaciones de optimistas que estamos realizando desde la Fundación Hospital Optimista.

En estas charlas con los profesionales sanitarios nos interesa, además de conocer la incidencia de la pandemia en los aspectos profesionales, como ha influido esta en la parte personal.

En esta nueva conversación de optimistas conversamos con el Dr. Carlos Tornero, Jefe del Servicio de Anestesiología del Hospital Clinic Universitari de Valencia.  

Para el Dr. Carlos Tornero, en este momento se está recobrando la normalidad, al igual que en el comienzo de la pandemia se prepararon adecuadamente ya están preparando la desescalada. “Quién nos iba a decir que un virus iba a alterar tanto nuestra forma de vida.”

Para Carlos, la flexibilidad en la forma de actuar y la capacidad de adaptación han sido positivas en el control de la enfermedad. “En un tiempo récord se ampliaron plazas de hospitalización y nos adaptamos a la nueva situación.”

Los cambios provocados por COVID-19

Según el jefe del servicio de Anestesiología del Hospital Clinic Universitari de Valencia, la forma de trabajar ha cambiado completamente y la flexibilidad de las personas que trabajan en el hospital les ha ayudado a conseguir atajar la situación. Pone como ejemplo la programación quirúrgica, esta, ya no se planifica a varias semanas, sino a 4-5 días.

Desde su punto de vista esto les ayudará a mejorar aspectos de la atención, como por ejemplo, en la unidad del dolor donde están atendiendo a todos los pacientes por vía telemática. “Deberíamos aprovechar para evitar la masificación de los hospitales.”

Las herramientas para la crisis

Para el Dr. Carlos Tornero, hace unos meses faltó previsión, pero cree que tenemos que centrarnos en cómo mejorar. “Hoy en día tenemos los medios necesarios para trabajar con seguridad, tenemos que aprovechar esta situación para aprender y evitar la improvisación.”

En cuanto a la seguridad del entorno hospitalario para los pacientes y profesionales, cree que los protocolos que se han establecido a nivel hospitalario se podrán utilizar en un futuro. De esta forma pueden asegurar que tanto el hospital, como las consultas externas son entornos seguros, “siempre y cuando cumplamos con las medias que nos recomiendan. De nosotros depende que la situación mejore.”

Sobre las visitas hospitalarias, cree que “podemos ir con seguridad al hospital, pero hay que apostar por reducir las visitas médicas presenciales, además de reducir los riesgos, es un ahorro para todos”. “Ahora tenemos que reforzar el sistema de salud, todos somos responsables.”

Para el doctor, es importante potenciar otras vías en la atención y utilizar los recursos sanitarios adecuadamente.

La gestión del equipo

La gestión y el liderazgo en estas situaciones de crisis es de vital importancia, Carlos lo tuvo claro desde el primer momento, “Lo más importante es la transparencia, trasladar la información a diario es fundamental.” También empatizar con la situación de los profesionales. En resumen, dirección clara, empatía con todos los compañeros y transparencia en la información.

El valor del trabajo en equipo

Para el Dr. Carlos Tornero la responsabilidad de los profesionales sanitarios ha sido generalizada, “he visto una gran responsabilidad de la gran mayoría de los profesionales, muchos que han venido de forma voluntaria a ayudar en todo lo posible.”

El agradecimiento

En opinión del Dr Carlos Tornero: “A todos nos gustan más los aplausos que las caceroladas, pero el aplauso no solo iba para el personal sanitario, también iba para los policías, taxistas, etc…”

Es importante dar reconocimiento a toda esa gente que ha colaborado para que durante estos dos meses hayamos tenido una “cierta normalidad” a pesar de estar en confinamiento. A todos nos gusta que nos reconozcan, ese aplauso es sin duda es generalizado.

También recalca que además de los agradecimientos, “tenemos que ser responsables y respetuosos en nuestro comportamiento, todos tenemos que utilizar los recursos sanitarios de forma racional y cumplir las normas.”

 La frase positiva

“Aprovechemos la situación y miremos hacia el futuro, seguro que lo vamos a conseguir.”

Como gestor, lo único que puedes hacer, es ayudar a que los profesionales trabajen lo mejor posible

Como gestor, lo único que puedes hacer, es ayudar a que los profesionales trabajen lo mejor posible

El pasado jueves 7 de mayo pudimos escuchar las impresiones de uno de los profesionales sanitarios que ha saltado a la palestra durante la crisis provocada por COVID-19, desde Fundación hospital optimista hablamos con Juan José Pérez Blanco, Director General en Hospital Majadahonda, S.A. y actualmente Director de Operaciones del Hospital COVID-19 IFEMA.

 

 

Un ingeniero especializado en la gestión sanitaria

El actual Director de Operaciones del Hospital COVID-19 IFEMA es ingeniero industrial de formación y desde esa labor entró en contacto con el mundo hospitalario. El salto de la parte industrial a la gestión hospitalaria le llegó una vez comenzó su trabajo en el Hospital La Paz, en ese momento le asignan toda la parte de gestión de servicios generales, comienza aquí una carrera ligada a la gestión y a la gerencia de servicios sanitarios.

En lo personal Juan José es un gran aficionado al rock y a la guitarra y nos destaca lo mucho que echa de menos a sus hijos, a los que llevó a su Orense natal para poder dedicarse en exclusiva a la preparación del hospital en IFEMA.

El Hospital COVID-19 IFEMA

La petición de participar en el montaje del nuevo hospital le llega estando en el Hospital Puerta de Hierro, en ese momento ya se estaban preparando el centro para afrontar la crisis, habilitando una zona de archivos para reforzar la uci del hospital.

El día 20 de marzo recibe la llamada de Yolanda Torres, Directora de Salud Pública de la Comunidad de Madrid con la que ya coincidió en la gestión de la crisis del Ébola. Unos días más tarde le llegó la confirmación por parte del Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Desde su punto de vista, cualquier otro profesional podría haber organizado la nueva instalación, eso sí, pone en valor el gran trabajo que se ha realizado en hospitales como La Paz, 12 de Octubre o Gregorio Marañón, que han duplicado sus plazas de UCI con infraestructuras muy antiguas. Desde su punto de vista, “lo que han hecho en esos hospitales es mas complicado que el montaje del hospital de IFEMA”.

Cambios a nivel personal

En cuanto a sus sensaciones, Juan José nos explica que en el momento en que le encargaron el proyecto, sintió una sensación de alivio. Alivio por la posibilidad de poder ayudar desde la gestión en el control de esta crisis. En lo personal no cree haber cambiado mucho, pero si la imagen tiene claro que ha cambiado la imagen que el resto de personas tienen de él.

Se queda con aspectos como la profesionalidad de todos los integrantes del proyecto, las sensaciones de los primeros días hasta qué todo estuvo funcionando. Recuerda las primeras altas a pacientes y el ambiente positivo que hubo entre todas las personas que participaron.

La gestión de la crisis

A nivel de gestión, el problema ha sido el desabastecimiento y los cambios de protocolos, también derivado del conocimiento mas profundo que se tenia del virus, conforme pasaban los días se pasó de unos protocolos de protección muy elevados, a ir relajándolos poco a poco.

En cuanto a la gestión de la crisis sanitaria por parte de las administraciones sanitarias, Juan José cree que “alguien no ha dado bien el mensaje o no se recibió bien”, la OMS no se mostró lo suficientemente firme y se muestra muy decepcionado con la unión europea de la que ha detectado falta de solidaridad

En España Juan José cree que es necesario aprender de la crisis, “esta situación ha servido para ver las costuras del sistema sanitario y de la gestión política, debemos aprender para mejorar”. Es muy importante en estas situaciones tener competencias y estar entrenando en la gestión de este tipo de situaciones.

Cree que en muchos aspectos estaremos mejor preparados en caso de rebrote de la enfermedad. No le preocupa a nivel técnico, cree que estamos preparados. A Juan José le preocupa el cansancio psicológico, como esta crisis afectará a nivel psicológico a los profesionales sanitarios.

La gestión de los equipos humanos

En opinión de Juan José los profesionales sanitarios son profesionales de vocación, siempre van a estar aportando su trabajo y dedicación, pero Juan José quiere romper también una lanza por esos otros trabajadores de los hospitales, como el personal de limpieza y celadores, etc. que aun no teniendo esa vocación han realizado trabajo excepcional, siempre al pie del cañón.

Ante esto, “por tu parte como gestor, lo único que puedes hacer es ayudar para que los profesionales trabajen lo mejor posible, darles toda la información y poner en valor todo lo que hacen.”

En definitiva, comunicación, empatía y servicio a los profesionales que están en primera línea.

Los aprendizajes durante la crisis 

Cómo experiencia profesional, Juan José se lleva los altos niveles de profesionalidad y trabajo en equipo que ha visto durante la crisis. Para el fue impresionante como todo el personal dedicado a la ejecución del hospital, pese a no conocerse de antemano ni haber trabajado juntos, tubo un comportamiento excepcional. El trabajo en equipo fue excelente. Para el, ver a todos esos profesionales y trabajar con ellos fue un orgullo. Todo el mundo colaboró para realizar el trabajo lo mejor y lo antes posible.

Sobre los aplausos

Todas las acciones que engrandecen la unión de la gente le parecen positivos, en lo personal también quiere recordar los minutos de silencio que se dedican a los compañeros que han fallecido durante la crisis.

El mensaje positivo

A Juan José le impactó el gran ambiente que se vivió el hospital, cómo no podian venir familiares, unos pacientes hicieron de familiares de los otros, un ambiente extraodinario entre pacientes y todo el personal dedicado a su cuidado.

Gloria Enríquez Sanjurjo: “Estamos en manos de los profesionales sanitarios, la buena gente nunca falla”

Gloria Enríquez Sanjurjo: “Estamos en manos de los profesionales sanitarios, la buena gente nunca falla”

En esta nueva conversación de optimistas hablamos con Gloria Enríquez Sanjurjo una enfermera de vocación que desde su puesto de Supervisora del Área de Humanización del Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo, está impulsando numerosas actividades dirigidas a mejorar la estancia de los pacientes en su centro sanitario.

Conversamos con ella sobre como se está gestionando la actual situación de crisis tanto a nivel personal como en su organización. podéis ver la entrevista completa en nuestro canal de Youtube

 

La situación de crisis sanitaria 

 

Según Gloria estamos ante una de las tragedias más importantes a nivel sanitario en este siglo y para los profesionales sanitarios esta crisis ha supuesto un impacto importante. A nivel personal, ella se siente una persona resiliente y una vez pasado el proceso de miedo incertidumbre puso el foco en lo que ella entendía como esencial.

Enseguida tomó perspectiva de la situación y pensó que tenían que seguir dando la misma atención que se venía dando desde el área de humanización. En definitiva, hacer frente a la emergencia sanitaria con la mejor de las actitudes. En sus palabras, para ellos, lo importante era afrontar la situación con profesionalidad, han aflorado los los valores éticos de los enfermeros y las enfermeras. Ha sido un proceso complejo, pero al final la profesionalidad de los profesionales de la enfermería ha permitido afrontar la situación de la mejor manera posible.

Cambios a nivel personal y profesional

Para Gloria esta situación le ha ayudado a ser mejor persona y a darle más importancia a pequeñas cosas, valores muy ligados a la humanización y a la ayuda el prójimo. A nivel profesional Gloria destaca la mejora en aspectos como: El concepto de ayuda, la corresponsabilidad, el respeto, la concienciación social y además, la solidaridad entre las personas dentro de los equipos sanitarios. En los equipos de los hospitales se ha visto una unión sin precedentes. En definitiva esta pandemia ha sacado lo mejor de la sociedad y también de los equipos sanitarios.

Otro aspecto es el impacto emocional, en palabras de Gloria,  si somos capaces de aprender de la situación podremos hacer una sociedad mejor. Para ella, es muy importante transmitir ilusión y optimismo, esto nos ayudará a mejorar como sociedad.

La reacción de su organización sanitaria

En palabras de Gloria Enríquez la reacción a nivel organizativo ha sido muy buena, agradezco a la gerencia por su coordinación, y en cuanto al aspecto emocional, nuestro departamento de psicología da apoyo no solo a los pacientes y familiares, también  a los trabajadores del hospital.

Todo ha estado bien coordinado tanto a nivel material como de apoyo psicológico.

El papel de la humanización durante la crisis

Para Gloria la humanización dentro de este contexto de crisis sanitaria sigue siendo igual de importante, se han tomado múltiples acciones principalmente en apoyo a los profesionales que se están encargando del plan de contingencia covid 19.

Se han cambiado las estructuras para reducir el aislamiento e los pacientes y los profesionales sanitarios se han preocupado de acercar los mensajes de apoyo de sus familiares, ya sea a través de carta o por vídeollamada.

También se ha realizado una reorganización de las plantas de atención especiales para disminuir los contagios, rediseñando las estructuras en urgencias, UCI y plantas covid. Se han organizado adminisiones y salas de espera separadas.

En definitiva se ha pensado en asegurar tanto la seguridad de pacientes como de los profesionales, asegurando siempre el derecho de acompañamiento de los enfermos.

Otro aspecto positivo a ojos de Gloria, es el de las sinergias que se han generado dentro del hospital, el trabajo en equipo y la solidaridad entre todos los servicios ha sido excelente.

Hay que reseñar que todas las iniciativas que se han realizado parten de los profesionales, estos ya están totalmente concienciados con la humanización.

El apoyo de la sociedad

En cuanto a las muestras de apoyo y cariño de la sociedad a los profesionales sanitarios, para Gloria, estos aplausos le llenan motivación, pero también quiere que reseñar el agradecimiento entre los profesionales también es muy importante.

Gloria tiene una cosa clara le gustaría que este agradecimiento social no se perdiera, “los profesionales sanitarios merecemos todo este agradecimiento.”

Gloria nos deja un mensaje positivo para finalizar. “Estamos en manos de los profesionales sanitarios, la buena gente nunca falla”.

 

 

¡Gracias Sr. Gruñón!

¡Gracias Sr. Gruñón!

El pasado martes 8 de octubre 2019 tuve el honor de cerrar una jornada de Calidad y Gestión Clínica organizada por Instituto Asturiano de Administración Pública y el Servicio de Salud del Principado (Sespa) en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

El título de mi ponencia era el siguiente: Soñando con un Hospital Optimista. ¿Cómo transformar la cultura de la queja en una cultura del agradecimiento?”.

En posts anteriores hemos visto cuál es el entorno laboral al que están sometido nuestros profesionales sanitarios y las terribles consecuencias para su salud mental.

 

Por ello, desde la Fundación Hospital Optimista, nos esforzamos por ofrecer soluciones a diferentes niveles:

 

  • Soluciones para las organizaciones: invitamos a las organizaciones sanitarias a medir la salud psico-social de sus equipos en los Premios Hospital Optimista.
  • Soluciones para los profesionales: ofrecemos a la alta dirección y a los mandos intermedios ideas acerca de cómo mejorar sus políticas de gestión y sus estilos de liderazgo.
  •  
  • Soluciones personales: ofrecemos a tod@s estrategias sencillas para mejorar sus competencias mentales y emocionales para aumentar sus niveles de felicidad.

Y una de estas soluciones sencillas y muy eficaces pasa por desarrollar nuestro músculo del agradecimiento. ¡Si! al igual que cualquier músculo de nuestro cuerpo,

 

Dar las gracias

es una práctica que se puede entrenar

 

Los beneficios son inmensos tanto para las personas que agradecen como para aquellos a quienes agradecen.

Según un estudio de Cheng, Tsui & Lam (2015) sentir la gratitud de los demás genera una reducción del estrés percibido (un 28%) y de la depresión (un 16%) en los profesionales de la salud

Y según otro estudio de la Fundación John Templeton (2012), decir “gracias” en el trabajo hace que la gente se sienta más feliz y les hace más productivos (¡en un 50%!).

Y además, como casi todas las cosas buenas de verdad de la vida, es gratis.

Solo hace falta lanzarse. Se trata de…

 

Cambiar la queja por unos “gracias”.

Cambiar el foco.

 

Y para promover el cambio de cultura organizacional, desde la Fundación Hospital Optimista y gracias al apoyo de la empresa Feedbalia presentamos, a partir del 19 de noviembre de 2019, una App adaptada a los hospitales.

Esta App permite reconocer de forma inmediata las acciones positivas que hemos observado en los demás. Es un catalizador y facilitador del cambio.

En una primera fase esta App se abrirá solo para profesionales sanitarios y en un segundo tiempo (mediados de 2020) a los pacientes y familiares. Soñamos con mejorar la salud mental de nuestros pacientes tal y como demostró Mills en el 2014 en el cual consiguió asociar la gratitud en los pacientes a con menores niveles de biomarcadores inflamatorios relacionados con la salud cardiaca, además de un mejor estado de ánimo y menos cansancio.

Acabé mi ponencia en los 45 minutos estipulados a la espera de las preguntas de los asistentes.

Levantó la mano un señor de unos 50 años, pelo blanco y nos dijo a todos: “Yo no soy una persona simpática. No me gusta esto del optimismo ni del buen humor. No valgo para entrenar tantas cosas como Ud. ha citado. Si me tuviese que aconsejar una sola cosa de las que ha comentado, ¿cuál sería?”.

Risas ahogadas en el público. A ver qué responde el listo del orador a esto. Todos llevamos dentro nuestro “abogado del diablo” y es una suerte que uno dijo alto y claro lo que muchos pensamos por dentro.

Y sin pensarlo le contesté…

“Yo, si fuese Usted empezaría mañana mismo por dar las gracias. Dar las gracias de la forma siguiente:

  • Daría las gracias de forma inmediata. Nada de dar las gracias por algo que pasó hace meses o una semana.
  • Daría las gracias de forma proporcional. No vale exagerar. El postureo se huele en seguida.
  • Daría las gracias de forma sincera, autentica. Desde el corazón, sin trampas.

Y si Usted lo hace así, le aseguro que se demostrará a sí mismo y a los demás varias cosas:

  • Conciencia. Solo da las gracias él/la que está presente y se da cuenta de las bondades, bellezas que le rodean.
  • Humildad. Solo da las gracias él/la que no se siente superior a nadie y sabe reconocer las competencias ajenas.
  • Vulnerabilidad. Solo da las gracias él/la que tiene la suficiente autoconfianza para mostrarse vulnerable delante de los demás.
  • Generosidad. Solo da las gracias él/la que tiene el corazón lo suficientemente generoso para regalar cumplidos a los demás.

Dando las gracias practicará todas estas fortalezas del carácter y, poco a poco, los demás le otorgarán su confianza por ello.

Y una vez que la confianza exista, mejorará la comunicación.

Y una vez que existan la confianza y la comunicación, mejorarán los resultados de su servicio porque así sucede en los equipos de alto rendimiento.

Así que si yo fuese Ud. Sr. Gruñón, solo haría una cosa… Dar las gracias.”

La verdad es que me sorprendió el hilo de argumentos que salió de mi boca en este momento. No sabía que tuviese las cosas tan claras. Nunca me había parado a pensar sobre ello de forma consciente. Supongo que habré asistido a cursos o leído algún libro sobre los beneficios de la Gratitud hace tiempo y estos conceptos dormían por algún lugar de mi subconsciente.

En todo caso, gracias a esta pregunta voluntariamente provocadora, pude darme cuenta de la gran cantidad de beneficios que tiene el mostrarse agradecido.

Así que lo dicho… ¡Gracias Sr. Gruñon!

 

Autor

Florent Amion

Un liderazgo humanista. El Gerente Nariz Verde

Un liderazgo humanista. El Gerente Nariz Verde

El equipo soñado de un Hospital Optimista está compuesto por tres tipos de superhéroes, y uno de ellos es el Gerente Nariz Verde. El Gerente Nariz Verde es la persona que asume la responsabilidad de la organización sanitaria. No solamente debe comportarse como un Mánager Positivo, sino que también debe tener, como lo debes haber adivinado, el alma de un Capitán Optimista. Todos comparten virtudes y fortalezas con el Capitán Optimista. En nuestro libro Soñando con un Hospital Optimista y en nuestro blog podrás encontrar el conjunto de comportamientos, actitudes y valores que dirigen al Capitán Optimista hacia un modo más humano de hacer las cosas: Estos comportamientos y valores forman el ADN del Capitán Optimista y están presentes en el Mánager Positivo y en el Gerente Nariz Verde. 

Además, el Gerente Nariz Verde debe liderar la organización a lo largo del camino de la transformación hacia una cultura corporativa positiva. El Gerente Nariz Verde debe ser el guardián de la eficacia del sistema, de la capacitación de los profesionales y de la unidad corporativa. Para ello tiene que usar con transparencia y eficacia todas las herramientas organizacionales. Es muy importante que de forma periódica y transparente el Gerente Nariz Verde o el Mánager Positivo informe de forma sencilla y escueta acerca de los resultados obtenidos al conjunto de la organización o a su equipo. El Gerente Nariz Verde debe preparar a otros líderes para no convertirse en imprescindible.

Políticas que alinean y generan confianza

Para construir un Hospital Optimista, el Gerente Nariz Verde, fomenta unas políticas de igualdad de oportunidades para todos, independientemente de sus capacidades, de su género y de su edad.

Un plan de incentivos justo y motivador para todos:

  • Una política de conciliación de la vida familiar y profesional.
  • El fomento del aprendizaje a través de un plan de formación continuado y/o del aprendizaje a distancia a través de formaciones en línea.
  • Una política de promoción del bienestar físico a través del deporte y de la buena alimentación.
  • Una comunicación horizontal y vertical continua y eficaz. Conseguir acertar en la calidad del contenido, el tono y la frecuencia es el gran reto.

 

Acuérdate,

el emisor siempre es el responsable.

   

  • La creación de un clima de seguridad psicológica.

Esto implica generar espacios donde uno sabe que puede “abrirse” porque existen la confidencialidad y el respeto. Esto implica también ofrecer un marco de trabajo donde el error no se encubre, sino que se gestiona: no para culpabilizar, sino para aprender… Los responsables de departamento deben crear y sostener este clima. Para ello, pueden contar también con la ayuda externa de personal especializado (psicólogos, entrenadores…).   Seguro que has podido reconocer muchas de estas características en ti y en algunos de tus compañeros. También puede que hayas encontrado áreas de mejora que te permitan seguir creciendo como profesional. Si te ha gustado conocer al Gerente Nariz Verde, no te pierdas al  Capitán Optimista y al Mánager Positivo.

Autores

Florent Amion

José Fonseca Pires

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies